Del mito al logos

“Se ve así a Ares, plaga de los hombres, marchar al combate seguido de Fobos, su hijo  intrépido y fuerte, quien pone en fuga el belicoso más resistente”. Con estos versos de la Ilíada, Homero hacía una primera referencia al temor irracional compulsivo que sienten los seres humanos ante situaciones estresantes. De esta figura mitológica surge la palabra que da nombre a este trastorno: fobia, del griego φοβία.

En pleno siglo XXI, estos miedos afectan a más del 6% de la población, según asegura el vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría, Julio Bobes, en el marco del ‘XXIII Curso de Actualización en Psiquiatría’. La modernidad ha permitido aplicar las nuevas tecnologías a este campo, facilitando así todo el proceso de tratamiento, desde la labor del psicólogo hasta la curación del paciente. En este terreno se mueve Labpsitec (Laboratorio de Psicología y Tecnología), un centro inscrito a  las universidades Jaume I de Castellón y a la Universitat de València. El instituto cuenta con más de quince años de experiencia en el estudio de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (en adelante TIC) aplicadas a la psicología clínica.

Este centro ofrece una serie de tratamientos, entre los que destacan la realidad virtual y la realidad aumentada, complementados por Internet y técnicas a través de teléfonos móviles. En este sentido, la doctora en Psicología por la Universitat Jaume I, Rocío Herrero, asegura que lo que se pone en marcha desde Labpsitec es “un tratamiento de exposición”. Esto supone, según la médico, que la persona se exponga “al miedo de una forma gradual y pausada”. Herrero se esfuerza por destacar que ellos no son una clínica al uso, sino que son un centro en el que ponen en marcha distintos proyectos orientados a la investigación en la psicología. “Gracias a los nuevos sistemas tratamos de hacer cosas fuera de un laboratorio cerrado”, y también fuera de los socorridos divanes. Herrero asegura además que su “principal objetivo es probar la utilidad que tienen las terapias a partir de las TIC”. La aplicación de las nuevas tecnologías a la psicología responde a la voluntad de tratar las fobias de forma controlada. Por ejemplo, antes de la llegada de las TIC, para hacer frente a la aracnofobia el único recurso era enfrentarse directamente con este invertebrado. Sin embargo, las nuevas tecnologías permiten crear arañas virtuales, con las que el paciente puede interactuar, sabiendo en todo momento que pertenecen a una realidad aumentada, supervisada por expertos.

Otra de las aplicaciones tecnológicas que estudia Labpsitec es la realidad virtual, que Rocio Herrero describe como “un mundo virtual en el que se introduce a los pacientes para que (re)vivan sensaciones que les crean ansiedad y que necesitan superar”. Esta técnica se utiliza especialmente para tratar fobias como el miedo a volar, la agorafobia o la claustrofobia; en definitiva, temores internos que no responden a la existencia real de ningún peligro en el entorno.

En algunas ocasiones estos temores obedecen a la predisposición emocional de la persona y en otras – como en el caso de la aerofobia – se agudizan por factores externos como puede ser una catástrofe aérea. Según el grupo de asistencia sanitaria, Sanitas, uno de cada tres usuarios de los aviones tiene miedo a volar. En este sentido, el psicólogo clínico Francisco Miguel Cerén, a raíz del accidente del avión del Germanwings asegura que las catástrofes aéreas “pueden reafirmar los temores al tratarse de elementos de estrés que sensibilizan a la población ante el hecho de volar”.

En contra de lo que pudiera parecer a primera vista, el proyecto Labpsitec no pertenece al siglo XXI. Su fundadora y actual directora, Cristina Botella, recuerda que el instituto surgió “entre 1993 y 1994”, gracias a la unión de un “grupo de psicólogos e ingenieros”. En la actualidad, hay 40 profesionales de la psicología y solo 2 ingenieros, según cifra Botella. La también catedrática de Psicología Clínica de la UJI pone en valor el trabajo conjunto de ambos grupos profesionales a la hora de elaborar tratamientos que aplican nuevas tecnologías. “Para que un ingeniero recree un lugar para tratar la agorafobia, un psicólogo tendrá que darle las pautas acerca de lo que tiene que incluir en esa realidad que asusta al paciente”.

Monitor Labpsitec

En su terreno, Labpsitec fue un pionero. Aunque en estos momentos ya no está solo: Botella destaca que en España hay otros institutos dedicados al estudio de las TIC desde la óptica de la Psicología Clínica que surgieron, según la catedrática, inspirándose en el modelo valenciano. Por ejemplo, la Universidad de Barcelona, que ha desarrollado el proyecto Even Lab (The Experimental Virtual Environments Lab) o la Universidad de Mallorca. En el resto del mundo, Holanda, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos son los países que más han contribuido al fomento de la investigación en este campo.

Y EEUU tiene motivos para invertir en la salud mental. Según datos ofrecidos por el National Institute of Mental Health, un 26% de los estadounidenses mayores de 18 años padece algún tipo de enfermedad relacionada con la salud mental, alrededor 57 millones de personas, una cifra que supera el total de la población española. Esta misma fundación calcula además que cuatro trastornos de salud mental están incluidos entre las diez principales causas de discapacidad en los países más desarrollados: la depresión grave, el trastorno maníaco depresivo, la esquizofrenia y el trastorno obsesivo.

El gobierno norteamericano no ofrece a la Organización Mundial de la Salud (OMS) datos sobre su inversión en salud mental. Algo que sí hace el ejecutivo español. En el informe Menatl health policy and financing (Política y financiación de salud mental), la OMS calcula que, en el año 2011 (la última cifra actualizada) el gobierno español destinó un 5% del total de su inversión en salud al capítulo de la salud mental.

Desde Labpsitec reconocen que la crisis económica ha afectado tanto a sus proyectos como a la cantidad de pacientes que acuden hasta ellos. A este respecto, Rocío Herrero señala que “la crisis económica ha provocado un aumento en la aparición de trastornos relacionados con el estrés por la pérdida del empleo o la falta de recursos económicos”. Además, Herrero lamenta en que “cada vez sea más difícil lograr que te financien un proyecto”. De hecho, según el informe Innovation Union Scoreboard 2015, que estudia la evolución de la inversión en I+D+i en los distintos países de la Unión Europea, España está en el grupo de los Estados con una “inversión moderada”, junto a Hungría o Grecia. Además, el documento alerta sobre la caída de la inversión en nuestro país: en apenas un año, España descendido dos escalones en el ranking europeo, mientras otros países tradicionalmente menos avanzados, como Serbia, Chipre, Malta o Portugal, ya superan al nuestro en la tabla.  En el total de los 28 países de la Unión Europea, España ocupa el puesto 19 en el capítulo de innovación.

graf

En coherencia con estos resultados, la doctora resume que “mientras antes había dinero para financiar quince o veinte proyectos, ahora solo se financian cinco”. Para suplir esa escasez de recursos, Herrero asegura que en algunos casos, “cuando el proyecto es muy interesante”, la universidad opta por la autofinanciación.

Pero antes de que Labsitec hiciera su entrada en el campo de la Psicolgía Clínica, los psicólogos se servían de un buen número de terapias convencionales, que hoy han sido perfeccionadas gracias a las TIC. Entre ellas, destaca la terapia de exposición, que consiste en enfrentar al paciente con la situación temida, de forma gradual y progresiva. Además, destaca también la insensibilización sistemática, en la que se recurre a la imaginación del paciente para que éste construya en su mente el estímulo que le origina la fobia. Otra de las terapias a la que más acuden los psicólogos tradicionales, es la terapia cognitiva, con la que el paciente recibe mucha información sobre su trastorno para que así pueda ir adquiriendo más confianza en su recuperación. Ésta es, probablemente la terapia más utilizada para el tratamiento de la aerofobia. Labpsitec, con la utilización de las TIC, ha podido dar a estas terapias unas dosis mayores de realismo y, en consecuencia, de efectividad.

Desde Labpsitec, Rocío Herrero confirma que la terapia más demandada es la realidad aumentada vinculada con el tratamiento de problemas de ansiedad. “Lo que más tratamos son problemas emocionales, como depresión o ansiedad”, resume la doctora. “Hablamos de situaciones cotidianas que uno no puede superar por sí solo”.

Rocío Herrero y Alba Carrillo

Además, otro de los factores que ha hecho de Labpsitec, un centro de referencia son sus reducidas tarifas. Como asegura la investigadora Alba Carrillo, “todos los estudios y tratamientos que están subvencionados, son gratis para los estudiantes, y con tarifas muy reducidas para quien no lo sea”. Ahora bien, coincidir con el perfil requerido por la muestra cualitativa de los proyectos que pone en marcha el instituto no es tan sencillo. Entre los proyectos que lleva a cabo actualmente el instituto, uno de los más demandados es el estudio Regemotion, que consiste en “el desarrollo y validación de un sistema de e-terapia de orientación transdiagnóstica para el tratamiento de los trastornos de ansiedad y de estados de ánimo”. El proyecto estuvo financiado por el plan Nacional de Investigación, Desarrollo e Innovación de 2008-2011.

En su agenda, también destaca el Proyecto Realidad Virtual, financiado por el Ministerio de Educación y consistente en la exposición del paciente – siempre gracias a la intermediación de las TIC – para la evaluación y tratamiento, entre otros, de la agorafobia, el miedo a volar o los trastornos alimentaros.

Otro de los más desarrollados es el Proyecto Dolor, en este caso, financiado gracias a la Fundació La Marató de TV3. En él, se aplica también la realidad virtual, pero sobre la fibromialgia, trastorno que supone la existencia de dolores crónicos. Y, con una vertiente algo alejada del tratamiento exclusivo de las fobias, Lapsitec participa en el proyecto internacional Earth. La iniciativa está comandada por el Instituto Ruso de Problemas Biomédicos, y se centra en el estudio de los factores que afectarían al ser humano en un hipotético viaje a Marte.

Las terapias virtuales se sirven de distintas herramientas para potenciar su efectividad. La más conocida, la pantalla. Con ella los expertos tratan trastornos de estrés mediante la proyección de imágenes que inducen distintas emociones. La directora de Labpsitec, Cristina Botella, resume que entre “cinco y ocho sesiones ayudan al paciente mediante la realidad virtual ha desarrollar capacidades que le ayuden a controlar sus miedos”. Y por su parte, Rocío Herrero pone el ejemplo de la playa “con la que logramos inducir el relax”. En otros casos, la pantalla sirve para recrear la realidad que le genera ansiedad, como pueden ser una calle llena de coches o una visión en primera persona en la que él mismo es el conductor o el pasajero de un vehículo. Una vez completado el capítulo de la realidad virtual, Botella asegura que “se anima a los pacientes a poner en práctica sus nuevas habilidades en la realidad palpable”.

Pantalla en Labpsitec

A pesar de las ventajas derivadas del uso de las TIC, la fundadora del centro reconoce que existen algunos inconvenientes vinculados a su aplicación a la psicología clínica. Entre ellos Botella señala que “en grupos muy reducidos de pacientes y a corto plazo” pueden aparecer efectos secundarios como el mareo provocado por las imágenes en 3D. Por el contrario, Alba Carrillo, personal investigador de Labpsitec, destaca “la aparición de técnicas menos invasivas que suponen un aumento de la accesibilidad y un descenso del precio”. Carrillo resume que “se utilizan cosas que estamos muy acostumbrados a usar y que no nos parecen tan fantásticas, pero que son muy útiles”. En este sentido, la máxima responsable del instituto apunta que la compra de los equipos tiene un coste muy elevado, pese a que ellos “lo ven como una inversión a largo plazo”, concluye Botella.

Entre las técnicas más económicas de las que se sirve el centro destaca la utilización de herramientas como el teléfono móvil o Internet. A partir de estos dispositivos el paciente puede completar su tratamiento incluso en su comedor. Alba Carrillo reconoce las bondades de culminar el tratamiento con su aplicación en casa. “El paciente debe aprender a utilizar las herramientas que le enseñamos – apunta la investigadora – y la única manera de que lo consiga es que lo practique en casa”.

Monitor Labpsitec

Los tratamientos que implican la exposición de pacientes a situaciones que les generan estrés o ansiedad siempre se aplican con base en un conocimiento previo por parte del sujeto. Así lo asegura Herrero quien se refiere al “trabajo” que se realiza antes de comenzar las simulaciones, de modo que “no haya nada que el paciente no sepa que va a pasar”. Asimismo, la doctora Herrero confiesa que “hay momentos donde es muy duro hacer que una persona reexperimente” una sensación que le resulta tan traumática. Pero, “este punto de ansiedad es necesario para combatir la fobia”. Necesario y, además, útil.

Tratamiento fobia a animales pequeños

Las historias de miedo, como las que viven los pacientes que acuden a Labpsitec, se llevan contando junto al fuego desde que Homero decidiera escribir su Ilíada. En ella, Fobos, el hijo de la guerra y el amor decidió, después de sembrar el terror en la raza humana, rebelarse frente a su tarea, y apostar por la salvación. Un final valiente, como al que han llegado todas esas personas, que logran vencer a Fobos, al mito, gracias al desarrollo del conocimiento científico y su aplicación en la salud humana.

Anna Pérez, Jordi Roda, Andrea Sanchis, Isabel Villar

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

Había una vez, nuestro circo

El mundo se ha convertido en un circo de tres pistas, de esos que se anuncian en los carteles con elefantes albinos y tiburones blancos montados sobre el hocico de una foca amaestrada, pero que luego solo incluyen algunos monos malcriados y payasos tenebrosos. A ver quién la suelta más gorda, a ver quién la tiene más grande. A ver quién queda mejor en los carteles. Hace unos días, el asesinato a tiros de la presidenta del PP de León, Isabel Carrasco, en mitad de la calle y a plena luz del día, monopolizó el debate público. Un crimen perpetrado con cobardía y crueldad por la nuca, que se llevaba por delante un personaje caciquil, con muchas sombras en su debe, y muchos, quizá demasiados, cargos públicos en su haber. Cabría esperar de una población —entre la que se incluye, por supuesto, la clase política— instalada en el juego democrático, respeto, o cuando menos, prudencia. Pero no. ¿Por qué, pudiendo incendiar los ánimos y conseguir seguidores, pudiendo obtener rédito político de un asesinato, iban algunos a cerrar la inmensa posibilidad de expresión que ofrecen las redes sociales? Haciendo las delicias de fans y secuaces, la incontinencia verbal de unos les llevó a vincular con gozo y sin complejos, el asesinato de Carrasco con los escraches, las sátiras en los medios de comunicación o la incivilizada izquierda radical que se adueña de las manifestaciones y los movimientos sociales. Eso unos. Otros, felices de haberse conocido, decidieron que la muerte de la mujer era algo previsible, justo y necesario. Quien la hace la paga, ya saben. Esas maravillas que se profieren desde bocazas inconscientes, que deben suponer que ellos no han hecho nada nunca para merecer un tiro en la nuca, que los malos son siempre los otros, y que se cargan de razón —de sus razones— para juzgar quién merece y quién no, tres balazos. Pero el asunto no había llegado a su zénit todavía: nada más y nada menos que el Ministro del Interior, envuelto en la bandera de la indignación y único defensor de la decencia, decide que hay que poner coto a las redes sociales para que no acojan indeseables. Y, ¿quiénes son los indeseables, señor Fernández-Díaz? ¿Los que se alegran de la muerte de Isabel Carrasco o los que se la desean a Alberto Garzón? Imagino su respuesta, airada: todos. Pero, llámeme ilusa, no acabo de ver la foto de la caverna política y mediática, esa que arrulla por las noches al Partido Popular, saliendo en tromba a denunciar las hostilidades cibernéticas vertidas sobre la izquierda de este país, o exigiendo con rabia la encarcelación de cuanto gilipollas decida llamar «puta», qué se yo, a Pilar Manjón.

Pero aquí, el que no se apunta al juego de la incontinencia es porque no quiere. Porque tenemos a Cañete, paternalista hasta la seducción, con eso de que debatir con las mujeres es complicado, puesto que, como bien saben todos los hombres de este país, no se puede hacer gala de superioridad intelectual frente a una dama, para no quedar uno de machista, que está mal visto. Y Alicia Sánchez-Camacho, feliz también de haber conocido a Cañete, dice de él que es el «mejor candidato» imaginable. Claro, debe ser que ella, como mujer y como dama, se deja abrumar por la superioridad intelectual del ministro. Imposible resistirse. Y luego, para coronar la semana, el indescriptible debate en el que el antedicho decidió esconder su inteligencia superior y sus poderosos argumentos ante una indefensa y nerviosísima Valenciano. Bien, pues en ese debate, a lo único que asistimos, más allá de la baba colgante de uno, y el flequillo mutante de la otra, fue a la política del arma arrojadiza, que decía Pedro Blanco. Sin referencias a Europa, sin una maldita propuesta constructiva, ni maldita la falta que hace. Un debate compuesto de monólogos huecos, que demostraban que, para ambos, lo único importante es ganar las elecciones — ¿las europeas o las nacionales?—. Y para ello todo vale, desde la herencia recibida hasta el lanzamiento apabullante de consignas, que no propuestas, y eslóganes mediáticos solo aptos para tuits y deleite del electorado embrutecido. Todo páramo, todo yermo, estéril.

Y una ya no sabe dónde meterse, en qué agujero esconder la cabeza para dejar de oír sandeces, para no oír a los que, desde el anonimato de las redes sociales, desean la muerte a todos los políticos; ni tampoco tener que aguantar a quienes, desde la impunidad que proporciona el ejercicio de poder, aseguran que no habríamos de pagar salarios dignos a los jóvenes sin estudios que, y cito textualmente a Mònica Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios, «no valen pa na». Y una servidora se desespera, porque no sabe dónde buscar el discurso ágil pero con argumento, con exposición y tranquilidad. Pero qué quieren que les diga, que la gente continúa yendo al circo a pesar de la engañifa de los carteles, y que yo, no desfallezco. Y también les comunico que, como yo, hay muchas personas que confían en que las cosas pueden ir mejor, en que tienen que ir mejor, sin necesidad de balazos. Porque esa gente sabe que la mejoría está en sus manos: los políticos no dejan de ser reflejo de la sociedad que los encumbra, así que, el meollo, depende de nosotros, y eso es, oigan, una gran responsabilidad. La mejora, la asunción de responsabilidades y la implementación de recetas adecuadas. Somos nosotros quienes tenemos que aprender a educarnos en el respeto, la tolerancia y la justicia. Por nosotros y por los que vendrán. El mundo se derrumba, ya saben, pero muchos seguimos empeñados en enamorarnos.

Isabel Villar Hernández

Etiquetado , , , , , ,

La importancia de la Cooperación

Era octubre de 2010 y dos diputadas de Les Corts Valencianes, Clara Tirado, del PSPV-PSOE, y Mireia Mollà, de Compromís presentaron una denuncia a la Fiscalía Anticorrupción el proceso de adjudicaciones de la Consellería de Solidaridad y Ciudadanía a la “Fundación Cyes”. Estamos hablando del caso Cooperación, un proceso judicial que investiga el desvío de fondos de la Generalitat que deberían haberse dedicado a ayudas al desarollo en Nicaragua. 1.66 millones de euros, de los cuales los nicaragüenses solo vieron 43.000 euros. A veces se nos olvida cuán importante es la cooperación en un mundo cada vez más insolidario.

¿Cómo surge el caso?

El pasado año 2010, la diputada del PSPV Clara Tirado denunció ante la fiscalía anticorrupción las adjudicaciones que desde la Conselleria de Solidaridad, presidida entonces por Rafael Blasco, se concedieron a la Fundación Cyes, por valor de 1,66 millones de euros, destinados a proyectos de cooperación en Nicaragua. La diputada denunció que, de este dinero, solo llegaron al país americano 43.000 euros. La investigación revelaría que el resto de los fondos se destinaron a la compra de dos entresuelos y dos garajes en Valencia.

Además de esta denuncia, la diputada de Compromís Mireia Morà también presentó una denuncia frente a la fiscalía en la que ponía el acento sobre la trama generada en torno a la Fundación Hemisferio. Según la denuncia de la diputada, esta fundación, integrada por empresas y ONG, se habría apropiado de las ayudas que la Conselleria de Cooperación destinaba a proyectos en el Tercer Mundo. Unos fondos que serían desviados hacia cuentas bancarias en España y Estados Unidos.

Andadura judicial

Un año más tarde, el juzgado de Instrucción Nº21 de Valencia, y los fiscales Jesús Carrasco y Vicente Torres empiezan una investigación en secreto, que contempla escuchas telefónicas. Comienzaa así la investigación de uno de los casos más graves de corrupción en nuestra comunidad. Quizá no tanto por el montante del dinero robado, sino más bien por la naturaleza misma del caso. Este juzgado de instrucción empezó unas investigaciones que le llevarían a concluir que la Fundación Hemisferio, encargada de gestionar proyectos de diversas ONG, a través de su presidente, Augusto César Tauroni, era el elemento a través del cual se desviaron alrededor de 6 millones de euros destinados a las ayudas al subdesarrollo. El 23 de febrero de 2012 comienzan las detenciones, un total de 14 en este primer día. Y entre los detenidos, el cabecilla de la trama, Tauroni, que ingresa en prisión por riesgo de fuga. La imputación del exconseller de Solidaridad, el popular Rafael Blasco, llegará en octubre de 2013, una vez el caso haya pasado a manos del Tribunal Superior de Justicia de Valencia. Finalmente, el 7 de enero de 2014 se procedió a la apertura de juicio oral por el caso Cooperación, en un juicio en el que, junto al exconseller Blasco, están imputadas ocho personas (cinco funcionarios de su Consejería y tres responsables de empresas) acusadas de tráfico de influencias , falsedad, prevaricación, malversación y fraude.

Rafael Blasco, exconseller de Solidaridad y principal acusado en el caso Cooperación. fuente: El País

Rafael Blasco, exconseller de Solidaridad y principal acusado en el caso Cooperación. fuente: El País

Blasco, Tauroni, y viceversa

Desde el momento en el que la investigación judicial se ve plagada del nombre de Tauroni, la sospecha recae por extensión sobre el exconseller de Solidaridad y Ciudadanía Rafael Blasco. Y no es que ambos sean de la misma localidad, que también (Alzira), sino que el sumario, las investigaciones y sobretodo las escuchas, dejan patente la estrecha relación entre Blasco y Tauroni, el Conill y el Jefe, según se referían uno al otro. Una relación que se plasmaba en llamadas, encuentros, mensajes telefónicos, enchufes varios, y por supuesto, interés por los negocios compartidos. La investigación no solo plantea que Tauroni utilizara las ayudas que Solidaridad concedía a ONG en beneficio propio, sino que acusa a Blasco de ser conocedor de la trama de su compatriota y sin embargo amigo. Y sobretodo, de ayudarle en sus lucrativos e ilgeales planes. La condición de aforado de Blasco obligó a que su imputación fuera llevada a cabo por el Tribunal Superior de Justicia de Valencia, quien más tarde lo procesó como acusado, situación en la que ahora mismo se encuentra. Como hemos comentado, la base de la acusación de Blasco se encuentra en la relación que mantenía con Tauroni, una relación amigable que hacen suponer que Blasco no solo era conocedor de la trama, sino que ayudó a que esta se fraguara:

  • En primer lugar, en lo que se refiere a la adjudicación de ayudas a la Fundación Cyes, el sumario destaca que Blasco se aprovechó de su situación de conseller para otorgar el 1,66 millón de euros que esta fundación debía dirigir a Nicaragua, a pesar de la disconformiddad del resto de miembros de la comisión de adjudicación.
  • Otro punto clave es la gestación del proyecto de hospital de Haití tras el terremoto que asoló aquel país. Antes de que se adjudicase, personal de Hemisferio y de la consejería preparaban el proyecto en varias reuniones. Y Blasco lo sabía. Este último punto ha dado lugar a una segunda pieza separada del caso Cooperación, sin juicio todavía.
Augisto César Tauroni, en el banquillo de los acusados por el caso Cooperación. Fuente: Levante

Augisto César Tauroni, en el banquillo de los acusados por el caso Cooperación. Fuente: Levante

Así pues, Blasco se enfrenta a un juicio por desvío de las ayudas de la Fundación Cultural y de Estudios Sociales (Cyes), destinados supuestamente a proyectos a Nicaragua, pero que terminaron en inversiones inmobiliarias en Valencia, gracias y con el consentimiento de Blasco y otros altos cargos de esta consellería. Para la jueza que procesó al conseller existían “indicios objetivos que permiten sostener que las relaciones entre Rafael Blasco y Augusto César Tauroni no eran las habituales entre el máximo responsable de la Consejería y quienes pretendieran obtener subvenciones de la misma”.

Las conversaciones entre ambos [Tauroni y Blasco] “denotan una estrecha y antigua relación”, un “entorno de conocimiento y favores mutuos”, seála la magistrada.

La defensa de Blasco

En lo que va de juicio, la defensa de Blasco se ha apoyado en su papel como administrador, sin capacidad efectiva de toma de decisiones dentro de la Consellería. Además, el exconseller se ha afando insistentemente en repetir que no mantenía una relación etrecha con Tauroni, el otro cabecilla de la trama. Por el juicio han pasado testigos, funcionarios, trabajadores de las ONG e incluso una becaria de la consellería para certificar que blasco sí tenía poder de decisión, y lo ejercía en favor de las empresas y los negocios de Tauroni en lo que a las adjudicaciones de ayudas se refiere.

El exconseller, Rafael Blasco, junto a otros imputados durante el juicio del caso Cooperación. Fuente: eldiario.es

El exconseller, Rafael Blasco, junto a otros imputados durante el juicio del caso Cooperación. Fuente: eldiario.es

Además, la defensa de Blasco intenta por todos los medios demostrar que la policía, el fiscal y la juez evitaron premeditadamente reconocer que Blasco era objetivo principal de la investigación durante el primer año y medio de caso porque ello les hubiera obligado a trasladar la causa al Tribunal Superior de Justicia (TSJ), socavando así las pesquisas que en el trámite habrían dejado de ser secretas. Sin embargo, fuentes jurídicas aseguran que esta línea no tiene recorrido ya que la jueza instructura podría haber investigado a Blasco, dada su relación con Tauroni, sin necesidad de elevar la causa al TSJ.

Blasco dejó el Grupo Popular el 25 de junio de 2013, momento en el que presentó en el registro de las Cortes Valencianas una petición para obtener la condición de diputado no adscrito.

Galería de imágenes

Etiquetado , , , , ,

El ‘caso Cooperación’

El próximo viernes, en Siete Días, os traemos un reportaje a fondo sobre el caso Cooperación, que juzga en el Tribunal Superior de Justicia en Valencia el supuesto desvío de fondos desde la Consellería de Solidaridad de la Generalitat, bajo el mando del acusado Rafael Blasco, a inversiones inmobiliarias en Valencia. Unos fondos que deberían haberse destinado a inversión en cooperación en el Tercer Mundo. No os lo perdáis.

El exconseller, Rafael Blasco, junto a otros imputados durante el juicio del caso Cooperación. Fuente: eldiario.es

El exconseller, Rafael Blasco, junto a otros imputados durante el juicio del caso Cooperación. Fuente: eldiario.es

Etiquetado , , , , , ,

Debate sobre el Estado de la Nación

Esta mañana, a las doce ha dado comienzo la  primera sesión del Debate sobre el Estado de la Nación. El turno es, en primer lugar y sin límite de tiempo del Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. A las cuatro de esta tarde se recupera la sesión, con el turno de palabra de los portavoces de la oposición. Os dejamos enlaces a distintos medios de comunicación que retransmiten en directo el #DEN2014, y en Twitter, hacemos un seguimiento exhaustivo de las intervenciones, en @trasietedias.

El País

El Mundo

RTVE

Cadena Ser

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su intervención durante el DEN. Fuente: La Vanguardia

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su intervención durante el DEN. Fuente: La Vanguardia

Etiquetado , , , ,

¿Qué significa esto?

Aunque a algunos se les olvide, el PSOE ha sido un partido bastante progresista en este país. Sin embargo, parece que en España el progresismo cada vez se asocie más al cambio y no al avance. Y, los cambios, son asunto de socialistas. 

Sus primarias, La Ley Aido o la reforma constitucional son las vías democráticas de cambio que ha iniciado este partido, y la muestra de que su práctica progresista ha decaído. Sin embargo, ahora parece que están llevando nuevas iniciativas y, desgraciadamente, no estamos hablando de pasos democráticos des de la oposición, sino de las nuevas elecciones primarias abiertas que está llevando a cabo el Partit Socialista del País Valencià.

Este es el primer experimento en España de elecciones primarias abiertas –previo pago de dos euros–. Pero ¿qué significa esto? Se especula siempre sobre los cambios que se dan desde el interior del partido socialista. Si es algo que beneficia o perjudica al PSOE ya se verá. Será por eso que se piensa que es un ensayo para las primarias que se esperan en noviembre. Otros, sin embargo creen que es una prueba de los problemas de la heterogeneidad de sus militantes, o de las familias, pero si se resuelve democráticamente ¿qué importa?

Parece ser, si tenemos en cuenta des de donde se realiza, que es un modo de estimular el interés de la ciudadanía valenciana y de demostrar el interés del PSPV por su región que lleva 19 años gobernada por el Partido Popular. La desafección política es un problema, pero en Valencia el problema es la afección a la política berlusconiana del PP. Y volvemos a la anterior pregunta, realmente ¿qué significan las primarias, tal vez, un desentono en la política valenciana u otra política para llamar la atención?

Miren, a mi parecer, la política no es lo que se hace o se deja de hacer, sino cómo se hace. Desde luego que la ciudadanía dejó de hacer política, dado que se limita a votar a pesar de muchos medios que tiene, y si la hace, los políticos la desvirtúan. Y la última novedad es que los medios de comunicación no consideran la noticia lo suficientemente importante dado que los candidatos Ximo Puig, y mucho menos, su contrincante, Toni Gaspar, aparecen en los medios convencionales. Está pasando algo importante, y sí es noticia. No intento criticar la fundamentada desafección de los ciudadanos o la agenda de los medios, pero estoy esperando los resultados de cuánta gente votará el próximo 9 de marzo en las urnas de los socialistas valencianos. La gente pide preocupación por la ciudadanía y más democracia, ahora tienen la oportunidad, que no sean cínicos, aunque les cueste dos euros.

Borja Alcarria Borràs

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , ,

Sinvergüenza, me llaman a mí

«Turbación del ánimo ocasionada por la conciencia de alguna falta cometida». ¿Saben de lo que les hablo? Problablemente sí: de la vergüenza. La vergüenza entendida como ese ardor que te sube desde los pies hasta la frente y te hace enrojecer. Esos momentos en los que quieres ser otra persona porque tú has hecho algo mal, porque mientes y te han pillado. Porque generalmente la vergüenza surge cuando alguien es consciente de nuestras malas acciones. Aunque claro, siempre hay excepciones, y estoy convencida de que el día que se repartió la vergüenza, los había que no estaban a la cola. Repasemos algunos casos.

Dice Granados que deja la primera línea de la política porque está cansado darle a un botón en el Senado, y de que le esperen en la puerta de su casa periodistas como si fuera la Pantoja. Que él no tiene por qué aguantarlo, que sus decisiones son personales y no están en absoluto vinculadas a supuestos fondos suizos. Que una ya se pregunta, inocente, si no sería más fácil decir que este señor se marcha de la política porque han descubierto una cuenta en Suiza a su nombre, antes que quedar como un macarra en distintos medios de televisión, asegurando algo así como «quién me busque en el PP me va a encontrar». Debe ser que no.

Luego aparece el ministro del Interior, Fernández-Díaz, alzando la sobadísima bandera de la transparencia. ¿Cuál ha sido la gesta? Publicar un vídeo sobre la tragedia que en Ceuta se llevó la vida de 15 personas que intentaban entrar a España el pasado 6 de febrero. Después de mentiras, de contradicciones, y, sobretodo, de 14 días, el ministerio se ha dignado a ofrecer a los medios unas imágenes que ya han sido reclamadas incluso por la justicia. Quizá habría sido más trasparente haber llevado las imágenes al Congreso, en su comparecencia. O, ya puestos, reconocer que no se puede disparar con pelotas de goma a personas a nado, asustadas, en mitad de la noche. Quién sabe.

Y ya por último, tenemos al portavoz del Partido Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, al que no se le ocurre otra cosa que asegurar, con total normalidad que si la justicia universal va a desaparecer de nuestro ordenamiento es, precisamente, para evitar «conflictos diplomáticos». Sin sonrojo alguno.

Desde luego, los hay que no tienen vergüenza. En la política y fuera de ella. Y si bien es cierto que los papeles de algunos sinvergüenzas están justificados en el guión, no termina de ser el caso de estos tres, y otros muchos, ejemplos. Así que, señores, no vayan por ahí. Para evitar riesgos, dejémoslo en que la política no es un espacio para demostrar altanería, o no debería serlo. En la política, como en la vida, la vergüenza y el arrepentamiento son grandes aliados cuando se ha actuado mal. Con lo fácil que es entonar un «lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir». Pero en fin, qué les voy a contar.

Isabel Villar Hernández

Etiquetado , , , ,

La oposición se planta ante la reforma exprés de la justicia universal

La oposición ha renunciado participar en la votación que ha propuesto el Partido Popular para establecer nuevos límites en la justicia universal. El PP ha sido el único grupo que ha participado en la votación, ya que el resto de diputados se han abstenido; y en el caso concreto de la Izquierda Plural, han abandonado la sala.

Pese a la escasa participación en la votación —179 votos sobre más de 300 diputados presentes—  se ha respaldado la tramitación de la reforma, con el propósito de aprobarla en próximo jueves en el Pleno del Congreso.

La reforma de la jurisdicción universal, regulada en el art.23 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, pretende introducir nuevos «requisitos» a las causas actualmente en trámite por la Audiencia Nacional. Uno de los cambios más significativos es limitar las acusaciones en los casos en los que los criminalmente responsables sean españoles o extranjeros nacionalizados tras la comisión de los hechos supuestamente delictivos.

Esta modificación archivaría diferentes causas que se están siendo tramitadas actualmente por juzgados centrales de Instrucción. Entre las causas afectadas encontramos casos tan populares como: la muerte del periodista José Couso en la guerra de Irak, donde se acusa a militares estadounidenses; el asesinato de Ignacio Ellacuría y cuatro jesuitas españoles, a manos de militares salvadoreños; la investigación de altos cargos de Ruanda por la muerte de millones de personas y el asesinato de nueve españoles; la investigación de altos mandos guatemaltecos por delitos de genocidio y torturas cometidas contra la población maya; o las denuncias por casos de ablación genital.

Según han comentado fuentes del Grupo Popular, el Gobierno tiene «prisa» para que esta reforma se apruebe «cuanto antes» porque la regulación vigente de la jurisdicción universal está generando conflictos que afectan «al interés general de los españoles».

Siempre igual

El New York Times ha publicado recientemente un artículo sobre España, esta vez no versaba sobre la creciente pobreza de nuestro país, ni sobre los jóvenes que deben emigrar a otros países europeos en busca de una oportunidad. Esta vez hablaba de algo tan patrio y tan nuestro como la siesta.
Con el pretexto de nuestras supuestas siestas interminables, titulan un artículo sobre nuestro país: «España, la tierra de las 10 de la noche». Parten de un caso concreto, Jorge Rodríguez y sus amigos están viendo un partido de fútbol un miércoles por la noche en un bar. A mí no me parece raro, creo que a ninguno de nosotros nos lo parecería. Pero a ellos sí.
Tenemos un horario diferente, somos conscientes de ello. Solo hace falta salir de viaje, pasarnos por Londres y descubrimos que a las 6 de la tarde están cenando y de camino a casa, y eso pasa en el resto de Europa, al menos en la que va mejor. Los países del sur somos otra historia.
En los últimos meses se planteó el debate sobre si deberíamos cambiar nuestro uso horario y adaptarnos al inglés, que es al que verdaderamente pertenecemos, si Franco no hubiese querido hacerse tan amigo de Hitler y estar en consonancia hasta en la hora. ¿Es realmente factible un cambio horario? ¿Mejoraría eso nuestra productividad?
Considero que un cambio de hora tampoco sería la solución a todos nuestros problemas, aunque algunos lo vendan como la panacea. Pero no estaría de más plantearnos la posibilidad de trabajar en un horario continuado con poco tiempo para comer pero que acorte la jornada laboral considerablemente. Eso permitiría estar antes en casa, poder pasar más tiempo con la familia e incluso cenar un poco más pronto.
El problema es que es una cuestión cultural, nos gusta comer, comer y disfrutarlo, con nuestro café y nuestras conversaciones, y a ver como se consigue eliminar eso de una sociedad. Es misión casi imposible. Es cierto que el clima no ayuda en muchas ocasiones, que no es lo mismo estar en Londres, donde siempre llueve y hace frío, y eso no anima nada a quedarse por la calle durante un tiempo prolongado, que estar aquí, que muchas veces nuestro invierno parece su verano.
Al final parecen todo excusas, excusas que siempre ponemos para justificar que somos menos productivos, y por muchos expertos que nos cuenten historias sobre competitividad y la necesidad de parecernos a los europeos (pero a los buenos), si no tomamos conciencia y el sistema laboral tampoco tiene ganas de adaptarse, nos vamos a quedar igual. Eh, pero siempre nos quedará el turismo de sol y playa.

Carla Mouriño Sapiña.

Etiquetado , , , , , ,

La oposición ucraniana desaloja el Ayuntamiento de Kiev

Opositores ucranianos en el interior del Ayuntamiento de Kiev. Fuente: EFE

Opositores ucranianos en el interior del Ayuntamiento de Kiev. Fuente: EFE

La oposición ucraniana ha desalojado el Ayuntamiento de Kiev este domingo, tras dos meses y medio de ocupación, a la espera de que se archiven todas las causas penales y administrativas abiertas contra unos 230 opositores contra el gobierno.

De esta manera se ha cumplido con las exigencias de la ley de amnistía, que aprobó el gobierno el pasado 30 de enero, y que exime de responsabilidad a quienes participaron en las protestas desde el 13 de noviembre. Esta misma ley dicta que no serán indultadas las personas con delitos graves.

Los activistas, que han anunciado que volverán a ocupar el consistorio si no se cumple el acuerdo, se han trasladado a la Casa de Ucrania y el Palacio de Octubre, edificios del centro de la ciudad que siguen ocupados.

El desalojo y la devolución de la administración municipal de Kiev ha sido mediado por la Organización para la Salud y la Cooperación en Europa (OSCE). El embajador suizo, país que actualmente ejerce la presidencia rotativa de la OSCE, fue el primero en entrar en el Ayuntamiento, este país fue incitado por las dos partes del conflicto para llevar a cabo la entrega del edificio.

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, ha destacado los «pasos importantes» que está asumiendo el país para tratar de solucionar su crisis interna y ha hecho un llamamiento al gobierno para que «cierren todos los casos pendientes, incluyendo los arrestos domiciliarios».

Este movimiento, conocido como Euromaidán, se enfrenta al presidente Víktor Yanukóvich por su negativa contra el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

Etiquetado , , ,