Archivo de la etiqueta: cucarachas

Del mito al logos

“Se ve así a Ares, plaga de los hombres, marchar al combate seguido de Fobos, su hijo  intrépido y fuerte, quien pone en fuga el belicoso más resistente”. Con estos versos de la Ilíada, Homero hacía una primera referencia al temor irracional compulsivo que sienten los seres humanos ante situaciones estresantes. De esta figura mitológica surge la palabra que da nombre a este trastorno: fobia, del griego φοβία.

En pleno siglo XXI, estos miedos afectan a más del 6% de la población, según asegura el vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría, Julio Bobes, en el marco del ‘XXIII Curso de Actualización en Psiquiatría’. La modernidad ha permitido aplicar las nuevas tecnologías a este campo, facilitando así todo el proceso de tratamiento, desde la labor del psicólogo hasta la curación del paciente. En este terreno se mueve Labpsitec (Laboratorio de Psicología y Tecnología), un centro inscrito a  las universidades Jaume I de Castellón y a la Universitat de València. El instituto cuenta con más de quince años de experiencia en el estudio de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (en adelante TIC) aplicadas a la psicología clínica.

Este centro ofrece una serie de tratamientos, entre los que destacan la realidad virtual y la realidad aumentada, complementados por Internet y técnicas a través de teléfonos móviles. En este sentido, la doctora en Psicología por la Universitat Jaume I, Rocío Herrero, asegura que lo que se pone en marcha desde Labpsitec es “un tratamiento de exposición”. Esto supone, según la médico, que la persona se exponga “al miedo de una forma gradual y pausada”. Herrero se esfuerza por destacar que ellos no son una clínica al uso, sino que son un centro en el que ponen en marcha distintos proyectos orientados a la investigación en la psicología. “Gracias a los nuevos sistemas tratamos de hacer cosas fuera de un laboratorio cerrado”, y también fuera de los socorridos divanes. Herrero asegura además que su “principal objetivo es probar la utilidad que tienen las terapias a partir de las TIC”. La aplicación de las nuevas tecnologías a la psicología responde a la voluntad de tratar las fobias de forma controlada. Por ejemplo, antes de la llegada de las TIC, para hacer frente a la aracnofobia el único recurso era enfrentarse directamente con este invertebrado. Sin embargo, las nuevas tecnologías permiten crear arañas virtuales, con las que el paciente puede interactuar, sabiendo en todo momento que pertenecen a una realidad aumentada, supervisada por expertos.

Otra de las aplicaciones tecnológicas que estudia Labpsitec es la realidad virtual, que Rocio Herrero describe como “un mundo virtual en el que se introduce a los pacientes para que (re)vivan sensaciones que les crean ansiedad y que necesitan superar”. Esta técnica se utiliza especialmente para tratar fobias como el miedo a volar, la agorafobia o la claustrofobia; en definitiva, temores internos que no responden a la existencia real de ningún peligro en el entorno.

En algunas ocasiones estos temores obedecen a la predisposición emocional de la persona y en otras – como en el caso de la aerofobia – se agudizan por factores externos como puede ser una catástrofe aérea. Según el grupo de asistencia sanitaria, Sanitas, uno de cada tres usuarios de los aviones tiene miedo a volar. En este sentido, el psicólogo clínico Francisco Miguel Cerén, a raíz del accidente del avión del Germanwings asegura que las catástrofes aéreas “pueden reafirmar los temores al tratarse de elementos de estrés que sensibilizan a la población ante el hecho de volar”.

En contra de lo que pudiera parecer a primera vista, el proyecto Labpsitec no pertenece al siglo XXI. Su fundadora y actual directora, Cristina Botella, recuerda que el instituto surgió “entre 1993 y 1994”, gracias a la unión de un “grupo de psicólogos e ingenieros”. En la actualidad, hay 40 profesionales de la psicología y solo 2 ingenieros, según cifra Botella. La también catedrática de Psicología Clínica de la UJI pone en valor el trabajo conjunto de ambos grupos profesionales a la hora de elaborar tratamientos que aplican nuevas tecnologías. “Para que un ingeniero recree un lugar para tratar la agorafobia, un psicólogo tendrá que darle las pautas acerca de lo que tiene que incluir en esa realidad que asusta al paciente”.

Monitor Labpsitec

En su terreno, Labpsitec fue un pionero. Aunque en estos momentos ya no está solo: Botella destaca que en España hay otros institutos dedicados al estudio de las TIC desde la óptica de la Psicología Clínica que surgieron, según la catedrática, inspirándose en el modelo valenciano. Por ejemplo, la Universidad de Barcelona, que ha desarrollado el proyecto Even Lab (The Experimental Virtual Environments Lab) o la Universidad de Mallorca. En el resto del mundo, Holanda, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos son los países que más han contribuido al fomento de la investigación en este campo.

Y EEUU tiene motivos para invertir en la salud mental. Según datos ofrecidos por el National Institute of Mental Health, un 26% de los estadounidenses mayores de 18 años padece algún tipo de enfermedad relacionada con la salud mental, alrededor 57 millones de personas, una cifra que supera el total de la población española. Esta misma fundación calcula además que cuatro trastornos de salud mental están incluidos entre las diez principales causas de discapacidad en los países más desarrollados: la depresión grave, el trastorno maníaco depresivo, la esquizofrenia y el trastorno obsesivo.

El gobierno norteamericano no ofrece a la Organización Mundial de la Salud (OMS) datos sobre su inversión en salud mental. Algo que sí hace el ejecutivo español. En el informe Menatl health policy and financing (Política y financiación de salud mental), la OMS calcula que, en el año 2011 (la última cifra actualizada) el gobierno español destinó un 5% del total de su inversión en salud al capítulo de la salud mental.

Desde Labpsitec reconocen que la crisis económica ha afectado tanto a sus proyectos como a la cantidad de pacientes que acuden hasta ellos. A este respecto, Rocío Herrero señala que “la crisis económica ha provocado un aumento en la aparición de trastornos relacionados con el estrés por la pérdida del empleo o la falta de recursos económicos”. Además, Herrero lamenta en que “cada vez sea más difícil lograr que te financien un proyecto”. De hecho, según el informe Innovation Union Scoreboard 2015, que estudia la evolución de la inversión en I+D+i en los distintos países de la Unión Europea, España está en el grupo de los Estados con una “inversión moderada”, junto a Hungría o Grecia. Además, el documento alerta sobre la caída de la inversión en nuestro país: en apenas un año, España descendido dos escalones en el ranking europeo, mientras otros países tradicionalmente menos avanzados, como Serbia, Chipre, Malta o Portugal, ya superan al nuestro en la tabla.  En el total de los 28 países de la Unión Europea, España ocupa el puesto 19 en el capítulo de innovación.

graf

En coherencia con estos resultados, la doctora resume que “mientras antes había dinero para financiar quince o veinte proyectos, ahora solo se financian cinco”. Para suplir esa escasez de recursos, Herrero asegura que en algunos casos, “cuando el proyecto es muy interesante”, la universidad opta por la autofinanciación.

Pero antes de que Labsitec hiciera su entrada en el campo de la Psicolgía Clínica, los psicólogos se servían de un buen número de terapias convencionales, que hoy han sido perfeccionadas gracias a las TIC. Entre ellas, destaca la terapia de exposición, que consiste en enfrentar al paciente con la situación temida, de forma gradual y progresiva. Además, destaca también la insensibilización sistemática, en la que se recurre a la imaginación del paciente para que éste construya en su mente el estímulo que le origina la fobia. Otra de las terapias a la que más acuden los psicólogos tradicionales, es la terapia cognitiva, con la que el paciente recibe mucha información sobre su trastorno para que así pueda ir adquiriendo más confianza en su recuperación. Ésta es, probablemente la terapia más utilizada para el tratamiento de la aerofobia. Labpsitec, con la utilización de las TIC, ha podido dar a estas terapias unas dosis mayores de realismo y, en consecuencia, de efectividad.

Desde Labpsitec, Rocío Herrero confirma que la terapia más demandada es la realidad aumentada vinculada con el tratamiento de problemas de ansiedad. “Lo que más tratamos son problemas emocionales, como depresión o ansiedad”, resume la doctora. “Hablamos de situaciones cotidianas que uno no puede superar por sí solo”.

Rocío Herrero y Alba Carrillo

Además, otro de los factores que ha hecho de Labpsitec, un centro de referencia son sus reducidas tarifas. Como asegura la investigadora Alba Carrillo, “todos los estudios y tratamientos que están subvencionados, son gratis para los estudiantes, y con tarifas muy reducidas para quien no lo sea”. Ahora bien, coincidir con el perfil requerido por la muestra cualitativa de los proyectos que pone en marcha el instituto no es tan sencillo. Entre los proyectos que lleva a cabo actualmente el instituto, uno de los más demandados es el estudio Regemotion, que consiste en “el desarrollo y validación de un sistema de e-terapia de orientación transdiagnóstica para el tratamiento de los trastornos de ansiedad y de estados de ánimo”. El proyecto estuvo financiado por el plan Nacional de Investigación, Desarrollo e Innovación de 2008-2011.

En su agenda, también destaca el Proyecto Realidad Virtual, financiado por el Ministerio de Educación y consistente en la exposición del paciente – siempre gracias a la intermediación de las TIC – para la evaluación y tratamiento, entre otros, de la agorafobia, el miedo a volar o los trastornos alimentaros.

Otro de los más desarrollados es el Proyecto Dolor, en este caso, financiado gracias a la Fundació La Marató de TV3. En él, se aplica también la realidad virtual, pero sobre la fibromialgia, trastorno que supone la existencia de dolores crónicos. Y, con una vertiente algo alejada del tratamiento exclusivo de las fobias, Lapsitec participa en el proyecto internacional Earth. La iniciativa está comandada por el Instituto Ruso de Problemas Biomédicos, y se centra en el estudio de los factores que afectarían al ser humano en un hipotético viaje a Marte.

Las terapias virtuales se sirven de distintas herramientas para potenciar su efectividad. La más conocida, la pantalla. Con ella los expertos tratan trastornos de estrés mediante la proyección de imágenes que inducen distintas emociones. La directora de Labpsitec, Cristina Botella, resume que entre “cinco y ocho sesiones ayudan al paciente mediante la realidad virtual ha desarrollar capacidades que le ayuden a controlar sus miedos”. Y por su parte, Rocío Herrero pone el ejemplo de la playa “con la que logramos inducir el relax”. En otros casos, la pantalla sirve para recrear la realidad que le genera ansiedad, como pueden ser una calle llena de coches o una visión en primera persona en la que él mismo es el conductor o el pasajero de un vehículo. Una vez completado el capítulo de la realidad virtual, Botella asegura que “se anima a los pacientes a poner en práctica sus nuevas habilidades en la realidad palpable”.

Pantalla en Labpsitec

A pesar de las ventajas derivadas del uso de las TIC, la fundadora del centro reconoce que existen algunos inconvenientes vinculados a su aplicación a la psicología clínica. Entre ellos Botella señala que “en grupos muy reducidos de pacientes y a corto plazo” pueden aparecer efectos secundarios como el mareo provocado por las imágenes en 3D. Por el contrario, Alba Carrillo, personal investigador de Labpsitec, destaca “la aparición de técnicas menos invasivas que suponen un aumento de la accesibilidad y un descenso del precio”. Carrillo resume que “se utilizan cosas que estamos muy acostumbrados a usar y que no nos parecen tan fantásticas, pero que son muy útiles”. En este sentido, la máxima responsable del instituto apunta que la compra de los equipos tiene un coste muy elevado, pese a que ellos “lo ven como una inversión a largo plazo”, concluye Botella.

Entre las técnicas más económicas de las que se sirve el centro destaca la utilización de herramientas como el teléfono móvil o Internet. A partir de estos dispositivos el paciente puede completar su tratamiento incluso en su comedor. Alba Carrillo reconoce las bondades de culminar el tratamiento con su aplicación en casa. “El paciente debe aprender a utilizar las herramientas que le enseñamos – apunta la investigadora – y la única manera de que lo consiga es que lo practique en casa”.

Monitor Labpsitec

Los tratamientos que implican la exposición de pacientes a situaciones que les generan estrés o ansiedad siempre se aplican con base en un conocimiento previo por parte del sujeto. Así lo asegura Herrero quien se refiere al “trabajo” que se realiza antes de comenzar las simulaciones, de modo que “no haya nada que el paciente no sepa que va a pasar”. Asimismo, la doctora Herrero confiesa que “hay momentos donde es muy duro hacer que una persona reexperimente” una sensación que le resulta tan traumática. Pero, “este punto de ansiedad es necesario para combatir la fobia”. Necesario y, además, útil.

Tratamiento fobia a animales pequeños

Las historias de miedo, como las que viven los pacientes que acuden a Labpsitec, se llevan contando junto al fuego desde que Homero decidiera escribir su Ilíada. En ella, Fobos, el hijo de la guerra y el amor decidió, después de sembrar el terror en la raza humana, rebelarse frente a su tarea, y apostar por la salvación. Un final valiente, como al que han llegado todas esas personas, que logran vencer a Fobos, al mito, gracias al desarrollo del conocimiento científico y su aplicación en la salud humana.

Anna Pérez, Jordi Roda, Andrea Sanchis, Isabel Villar

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,